Debido a los rápidos avances a nivel tecnológico y los cambios producidos en el ámbito de la conectividad, las empresas han tenido que enfrentar grandes desafíos, como es el mejorar su productividad a través del Wi-Fi.

Gracias a esta tecnología, los empleados pueden conectarse al internet sin encontrarse atados a una computadora de escritorio. El combinar una red confiable con un dispositivo móvil, ha ayudado en la generación de espacios de trabajo mucho más flexibles, sin horarios y mucho más versátiles cuando se requiere hacer cambios.

Aumento de la productividad empresarial gracias al Wi-Fi

Algunos empresarios tienen dudas sobre el aumento de la productividad de los empleados a través del uso del Wi-Fi, pero está claro que cuando se usa apropiadamente, la respuesta es muy positiva. El mantenerse conectado permite a los empleados atender diversas tareas en todo momento, como responder correos importantes cuando van camino a una reunión o están fuera de la oficina.

Esto además de conllevar a un ahorro en el tiempo empleado dentro de la oficina, permite que el empleado lleve un seguimiento de su trabajo fuera de su jornada laboral, traduciéndose en una notable mejoría si se toma en consideración la productividad del empleado.

Sin embargo, esto se traduce en un costo asociado, pues las empresas deben invertir dinero en medidas de seguridad para la protección de archivos contra los ataques cibernéticos y virus.

Los beneficios de esta forma de trabajo, no solamente se limita al aumento de productividad, sino que da un espaldarazo a la creatividad, lealtad a la empresa y satisfacción laboral. Esto debido a que el empleado se siente fortalecido al poder usar su dispositivo personal, pues de alguna forma la empresa confía en que hará uso del mismo de una forma responsable y segura.

Los empleadores que buscan sacar provecho de sus empleados, deben permitirles conectarse a una red ágil y segura. Esta es la mejor opción para apalancar la productividad dentro de la empresa.